La "ley" de la Vega Central que espanta a los delincuentes y atrae al público