San Carlos de Apoquindo celebra 30 aņos con vecinos organizados para solucionar problemas del barrio

El primer proyecto inmobiliario del sector se lanzó en agosto de 1981:
San Carlos de Apoquindo celebra 30 años con vecinos organizados para solucionar problemas del barrio
Esperan renovar la señalética del sector y recuperar espacios públicos para que los niños vuelvan a jugar en las plazas.
NADIA CABELLO F.

Un año de celebración es el que viven los vecinos de San Carlos de Apoquindo, en Las Condes. Este año se cumplen tres décadas desde que se implementó el primer proyecto inmobiliario en ese sector, al oriente de la capital, y para conmemorarlo, los vecinos están preparando una serie de proyectos que renueven y revivan el carácter residencial del lugar.

Aglutinar y volver a crear un sentimiento de pertenencia es la principal tarea que asumió la directiva de la junta de vecinos, organización que no funcionó por ocho años, y que ahora, con otra directiva, espera dar nuevos aires al barrio.

Las primeras metas son mejorar la señalética del lugar, que ya no se condice con la densidad de población del barrio; coordinar sistemas de seguridad y solucionar el problema del tránsito, pues el crecimiento explosivo en estos 30 años hizo que las avenidas se llenaran de vehículos y en las horas punta el desplazamiento sea lento y poco agradable.

"Nos estamos poniendo de acuerdo con los colegios, que hay muchos en el sector, para que modifiquen sus horarios de entrada, por ejemplo, y así nos ayuden a descongestionar las calles, que no se hicieron para soportar este gran número de vehículos", cuenta el presidente de la junta de vecinos, Gabriel Zeballos.

En cuanto a ayuda social, un equipo está evaluando la situación de la población para ver qué problemas se presentan, ya sean económicos, psicosociales o médicos. Para resolverlos, la junta de vecinos espera contar con la ayuda de profesionales de las universidades de Los Andes y Del Desarrollo, que están asentadas en el barrio.

"Si todos convivimos en un espacio, entre todos nos podemos ayudar. Los estudiantes de las universidades nos podrían colaborar, por ejemplo, con el apoyo de psicólogos, médicos o parvularias. La gente que tiene empresas puede darles trabajo a hijos de asesoras del hogar que nos han dicho que lo necesitan. Queremos ser un canal de ayuda", explica Zeballos.

De vuelta a la plaza
Margarita López (62) es la dueña del primer negocio que se instaló en San Carlos de Apoquindo, el "Fono Mercado Doal", en Francisco Bulnes Correa con Valle Nevado. Ella reconoce que el clima de barrio se perdió, porque "ahora todo el mundo anda apurado. Cuando llegué acá, en octubre de 1981, había unas 40 casas, y nada más. Todo el mundo conversaba. Se respiraba tranquilidad", dice.

Es por eso que otro de los objetivos de los vecinos para este año es devolver los espacios públicos a la comunidad. "Queremos que la gente se conozca, que converse, que los niños vuelvan a jugar en las plazas y que volvamos a hacer vida de barrio como se hizo hace treinta años", dice el presidente de la junta de vecinos.

Uno de los lugares emblemáticos de San Carlos es el "Pan Polo", nombre de una panadería que si bien ya no existe, dejó su nombre como legado al lugar donde hoy hay un banco, una farmacia y otros locales comerciales, además del sobreviviente "Fono Mercado Doal".

Para reencantar a los vecinos, se organizarán distintos cursos, como, por ejemplo, de gastronomía. Para coordinar las actividades, la junta de vecinos creó una página en Facebook para así mantenerse conectada con los residentes del barrio.


El proyecto original contemplaba 280 casas
Fue la inmobiliaria Neut Latour Forestal la que desarrolló el primer proyecto del sector, en 140 hectáreas de terreno. En la primera etapa construyeron 280 casas de tres tipos: algunas de 140 metros cuadrados con 700 metros cuadrados de terreno; otras de 120 metros cuadrados construidos y 500 de terreno; y las más pequeñas de 90 metros cuadrados con un terreno de 300.

El proyecto se lanzó en agosto de 1981, con el nombre de San Carlos de Apoquindo, pero la crisis económica posterior hizo que muchas familias incluso devolvieran sus casas compradas.

Net Latour Forestal fue la empresa que hizo el diseño urbanístico del barrio a nivel macro, organizaron las calles, les dieron el ancho que consideraron apropiado e hicieron mobiliario urbano como bancas y plazas.

Hoy, en la rotonda en las calles Camino Las Torres con Circunvalación Las Terrazas, una roca con la inscripción "San Carlos de Apoquindo 1981" recuerda los orígenes del barrio.

Fuente:
diario.elmercurio.com/2011/04/24/nacional/nacional/noticias/f1922b0a-53d1-4351-ba0c-262ec1d911a4.htm

 



DESARROLLO.- En 30 años el barrio que inicialmente tendría 280 casas creció hasta acoger universidades, decenas de colegios, e hipermercados. El punto en contra, dicen los vecinos, es que se perdió tranquilidad.



DESCUBRIMIENTO.- Gracias a la inscripción en una roca, el presidente de la junta de vecinos, Gabriel Zeballos (en la foto), se dio cuenta del aniversario.